Pasando el segundo

Cascabeleo en las mañanas
solitario, como agua de grifo.

Dejo correr el chorro templado,
derramando mi alma por el sumidero.

Entre café con leche y parálisis,
se escamotea mi musa mientras
solo pienso en joderla.