Ladrando entre sus manos.

Me gusta que acaricie mi pelo,
huyen y se enjuagan las malas ideas,
la miro de reojo y y lanzo un pequeño
gruñido.
Nunca me gustó tanto ser un perro.