Enterrando el tesoro.

Escarbo como un perro,
olisqueando en celo
por su espalda,
hasta enterrar mi hueso,
para jamás, nunca,
volver a buscarlo.