Ausencia de ella.

Largo hasta el suelo,
me recorre el cuerpo.

planta y echa raíces
los días en que estoy:
Sólo.

Camino y no ando,
avanzo pero quieto,
me pesa a veces
el corazón,
es como una oruga,
un ciempiés cojo
que cobarde,
se queda parado
hasta que el amor,
le llega tarde.