Insectos sonrientes

Cazar la vida y meterla en un bote con formol,
mariposa disecada, ves pasar toda la existencia,
como una manada de aves, con cabeza de cucaracha.

Parar el tiempo en un instante mientras ríes,
recrearte para siempre en ese fotograma
de tristeza, para sentirte las alas y no volar.

Mariposa muerta y llorona, ya fue tu hora,
y después, vendrá la hora de los demás,
y siempre será será la misma hora,
para todos los que coincidan
bebiéndose el formol que les cautiva.

Ser un furtivo mientras miras a los demás,
un voyeur de los bares, y las estaciones,
por donde todos los insectos, se acechan
mirándose por encima del borde del vaso.

Capta todo y mételo en el bote con la mariposa,
aun muerta, odia estar sola.