Vino templado, frío corto. Poeta en el bar VII.

Tomando un vino
la barra del bar es una pierna
larga, donde apoyar mis codos,
mi poema es una luna llena,

Bebo vino sólo cuando me nievo
y el frío es tan breve que siempre
pido otro.

Templo con el vino
mi alma hiperactiva,
calmo con él mi intensa
muerte, y me lleva
de la mano, hasta el momento
de la vida.