Jirón crudo y masticado

Se lamenta mi carne ahora,
ni nunca, ni después de antes.
Se lamenta y queja: ahora.

Lanza un jirón al aire,
para que se lo coma
el buitre de su actitud
hiriente.

No se da cuenta,
no lo desea,
que masticándolo
en su inconsciencia...
echa fuera de mí
esa sonrisa abyecta.

Es ahora cuando acaba,
es ahora cuando cuando ríe.
No nunca ni después,
ni jamás, ni mucho menos...
Sólo ahora,
en el dolor de la carne presente.