Estepa y poema.

Hay un lobo hambriento
en cada uno de mis dedos,
tiembla el papel blanco
como el cordero indefenso,
cuando me abalanzo
con dientes de verso.