Sin puertas ni barreras, contigo no hay dificultad.

Te cuidaré,
te mimaré,
te llevaré para siempre
conmigo,
haré un agujero en tu cuerpo
nuevo,
y te meteré la anilla de mi llavero.

Abrirás todas mis puertas
no existirá cerradura,
que se nos resista,
te haría esto
porque no te quiero,
únicamente por arder
en un mismo juego.