Formas erróneas. Poeta en la cama.

Tú me has creado,
desde eso que todos
llaman nada,
tu me viste y como al barro,
fuiste alfarera de mis ilusiones
y diste forma de melancolía
a este corazón desplumado.

Nunca he muerto, ni lo haré,
pero ahora en este jarrón
de barro, me ausento,
donde habita tu descontento
de piedad.
Como un subrepticio
de mi soledad,
volaré,
con mis alas de cartón y vicio.