Despierta y avanza.

En medio de la ciudad,
abatida por el ruido,
duerme un secreto,
que despierta curiosidad.
Para eso la lucha se inventó.
No para derramar sangre,
sino para levantarse
y seguir.