Soleado día de otoño.

Como un pez que mira
a través del cristal.

Estoy encerrado en mi vida
y ya no me ahogo.

Es el peor de los males,
acostumbrarte al sufrimiento,
ser parte de su existencia,
nadar en sangre ácida,
acostumbrarte y revolcarte.