Coraza de estaño

He gritado, y arañado,
en medio de mi epicentro:
pene, pezón, proscenio
y desencanto.

Daño mi propio dolor
en medio de la noche incierta.

Despiste, despiste,
nada me centra
y todo pasa
sin darme cuenta.