Aquí me declaro.

Profano tu corazón,
decapito tu alma...

Derramo entre mis manos
tu destino sin fortuna.

Poseo y hago mía
tu vida sin halago.

Eres tan mía
que me olvidarás
en el primer paso
de tu orgasmo.

Media noche...
noche a medias...
medias de tus piernas
que destrozo
con mis dientes.

Vida negra,
alma ácida.

Tu corazón es papel
de mi carta.

Mi carta viaja
en una botella,
dentro del océano
de tu inconsciencia.