Buscando cascaras

Debajo del sofá,
mil esquinas donde
se esconde.

Es un repentino golpe,
y miras bajo él, apartando
la tela, para encontrarlo.

Es el momento en que lloras,
y descubres, que se esfumó
dejando en su lugar
una cebolla para acostumbrarte
a llorar cuando la mondes,
mirando y olisqueando
intentando encontrar,
todo lo que has perdido.

Complicada y abrupta
pelas y pelas,
lloras y lloras,
buscas y buscas.

Corazón cebolla
alma de cántaro.