Planchando las arrugas de la edad.

Esta es la entrega al olvido,
ya no me acuerdo de nada,
tan solo de ti,
esa que revolotea como una mosca
alrededor de un cadáver,
llevado a la putrefacción
del poema.