Contando estrellas, adormecido en un lecho.

Tengo todas las llaves,
las del río,
las del rito,
las del cambio.

Sólo tú lo sabes,
puedes sentarte
mas no amaestrarte.

Tengo todas las llaves,
nada tiene puertas
nada es una jaula,
pero te retuerces y ardes.