Desesperando el abrazo.

Las cosas
nunca son como uno
quiere,
es mejor no esperar
y acostumbrar el alma
a lo inesperado.

La vida es una llave
que abre muchas puertas...
una llave, que para no perderse
lleva un llavero de muerte.