Destino.

Aquel que se miraba
en el charco de la mañana
no es el que hoy recuerda

cambios no programados,
incertidumbre vital
que despierta mi curiosidad.