Mano acariciando tu pelo.

A mi me despeina
el viento que nos da,
cuando recogemos
la soledad
que sembramos,
al besarnos.

Tú y yo,
pronombres
fabricados
con voz de aliento.

Eterno juego
de lenguas,
con idioma
trastornado.