Pasando por calles que nunca olvido.

Tomo vino,
pues necesito
albores,
olvidados por otros.

Vivir despellejándome
los dedos con los dientes,
concluirme cada día
imaginando, que tu vagina:
vuela como una garza.