Pasa el tiempo y se derrite en un adiós.

Los segundos como mantequilla
calentada al microondas,
se deshacen al paso,
del minuto tostado.