Ignorancia.

Noche de lluvia y frío,
suena el crujir de la chimenea,
hay gente
que ya está acostumbrada
a eso, pero existen personas,
tan mojadas y heladas,
que aprecian el fuego
más que al dinero.