Arma letal

Pena de culto,
sueña el corazón:
irremediable soñador.

Sueña la oración;
es confuso el dolor.
es un despegar
que nadie entiende.

Llévalo con calma,
que nadie lo use
más que tú.

Es una extrañeza
que no tiene destino.

Héroe falso...
tu pecho
de hierro
inmortal,
no es más fuerte
qué esta hoja de papel:
en la que desangro mis dedos.