Al filo de un número no elegido.

No me gusta
elegir nada,
prefiero ser elegido.

Vivo en materia
humeante, onírica,
aspirada en frío.

Rompo y soy deshonesto,
con todos mis principios;
no me gusta
que las cosas acaben,
por eso rompo mi parto
en medio de esta confusión.

Capacitado para el dolor,
no tener destino
para huir sin principios:
hasta el final de la vida.