De ahora en adelante, comeremos lava lunar.

Manifiesto la ruinosa
estancia del fuego,
la tregua es un tiro
a la lengua...
lo oirás a leguas.

Calles llenas de letras,
almas repletas de versos,
bancos hasta arriba de deudas,
la noche es nuestra,
el poema es bandera
de las lunas sin retales.

Vendran sin embargos,
cargados de promesas;
será cuando nosotros
recordemos...
sin embargo, habremos olvidado.