Haz de lo que sueñas un molde de plastilina, juega y mancha de barro tu cara.

Rasgo incontenible
el suelo con mis pasos.

No voy hacia atrás,
y como la libélula,
soy el insecto
del guerrero.

No cambio nada por nada,
pero todo tiene un cambio,
un giro; elige:

¿A mejor o a peor?

Las cortinas que no se cosen,
se corren; elige:

¿Te coses o te corres?

Todo objeto es un ser vivo,
hasta los pantalones en los armarios,
gritan tu nombre de cueva insondable.

Piénsalo, es hora de identificarte,
pero huye de las etiquetas,
esas llevan precio y definición.

Esta noche dormiré conmigo,
ella estará a mi lado,
yo con mis sueños,
ella con los suyos,
elige:

¿Te los quedas o los compartes?

Mañana compraré pan recién hecho,
tengo aceite y sal,
pero untaré mi pan en su vagina.

Soñaré que la vida es elegir lo que me gusta,
no lo que imponen.

Sé que tú también, lo harás.