Pariendo formas, en medio de una decisión.

Es una oración exigua.
Camina desde el fin, de tu decisión.
Examina el alma,
es el shakuhachi oscuro,
el llanto soplado.

No proviene del inicio,
sino que resuelve el conflicto,
siendo el receptor universal,
ahora, tú; que lo lees.

Anula el comportamiento falso,
nadie es nadie, en medio de nada.

Lo existente, es porque se le otorga,
en el instante de la verdad, su propia,
y parida existencia no elegida.

Sopla shakukachi oscuro,
se arrían velas de sangre,
empapando nuestro nombre.