Haiku de un noviembre que siempre llega.

Miro las ramas,
son los mismos árboles,
sólo yo, cambio.