Creatividad marchita.

Ya no hay nada,
ni sauces, ni bambú.
Ni siquiera su lamento,
pues tampoco hay viento.