Flores del asfalto

He salido
de la urbe
tras quemar
todos mis zapatos.
he montado
en coche y doblado
desde Antonio Acuña
hasta O´Dononell
bajando la calle
dirección Pirulí.
El ultimo semáforo
se ha puesto
en ámbar podría
haber cruzado y dejarlo
atrás, pero llevaba la prisa
del derrotado.

Una furgoneta de delante
me impedía ver el semáforo
solo veía su publicidad.

De repente como en un cuento
ha salido una mano del asiento
del conductor por la ventanilla,
la ha estirado, hasta casi rozar
con la punta de sus dedos
las flores de la mediana
de la calle O´Donell,
flores en medio del asfalto,
de subida y bajada,
pequeñas y amarillas
con fresco aroma
a crisis y paro,
ha maniobrado
para acercarse,
la ha cogido por el tallo
la ha arrancado, y el semáforo
se ha puesto en verde...

Hoy tenía un mal día
pero las flores
de la calle O´Donell
me han dado un momento
de esperanza,
aunque se de sobra
que alguna vez
acabaremos
como una flor
en medio del asfalto
y alguien
lejos de observar
la belleza,
nos arrancara como premio
de un día soleado.