Una composición dedicada a lo que me viene cuando reflexiono por creer que me he equivocado.

Acucio lo innegable
como si viniera hacia mi
el que se adelanta
a la huida de lo que no conoce.

Los páramos secos del conocimiento
se amontonan justo en conversaciones
en las que se dislocan las mentiras;
genialidades de un invento sin análisis.

Realidades sometidas a la estupidez,
perseverancias sin conclusiones
en ninguna de sus premisas.

Los silogismos cocidos
en la boca,
son los escupitajos
de un pensamiento
en silla de ruedas pinchadas.

Habré de romperme
las uñas bajo lo negado,
para salir al aire
como un destino imaginario.

Como si quisiera hacer de nuevo
todo aquello en lo que al errarlo,
me mostró la pátina de un tiempo
lleno de una insidia desbaratada,
una imaginería sin santos.

Largo pasillo de una casa sin salida.

Todas las puertas
tienen cerraduras.

Todas las ventanas
también.

La flor posee
su propia trampa.

El juego
siempre es peligroso.

Advenedizo,
me deslizo
por estambres
de voces a dos bandas.

La muerte
es un saco
de concertina.

Las puertas,
tienen cerraduras.

Las ventanas,
tienen cortinas.

La opinión se infecta,
la política ya no es del que opina,
ni la filosofía del que piensa,
ni la poética del que se masturba
mientras imagina a su vecina.
La trampa de la flor,
sigue siendo su aroma.

Desde el otro lado escucho el rugido de la espuma.

Si encuentro mi cabeza
la llevaré como un haro
por las calles empedradas
cuesta abajo.

Hay cal amarillenta
en todos los vuelos
que emprende
el mundo.

Los lobos emiten
su aroma territorial,
aún quedan bosques
por los que morder
al viento indeciso.

Rincones de un amanecer rodeado de nostalgias.

Abundo como si nada,
deshojando muertes
a margaritas pochas.

Asomado a mi balcón
veo el gato del vecino.

Llevo zapatos pequeños,
para la ambición de mis pasos.

Aún espero que llueva algún día
como cuando bebía zumos,
y vigilaba las estrellas.

Trombones ciegos, calles recorridas descalzo.

Desafío a la muerte
desde una vida inerte.

Todos los cajones de mi casa
están llenos de calcetines
repes...

Todas las tazas de café
duermen eternamente
en el frío sueño
del cansancio.

Hay árboles que crecen
en medio de los programas
de mi tele...

Ayer en la panadería
las empanadas estaban duras,
y la muerte... crujiente.

Vivo descompasado
y amando.

Vivo en la entereza
de lo parido,
y en miedo de lo advenedizo.

Todo en mi casa ocurre
entre cuatro paredes,
las mismas que traslado
cuando camino
en medio de la locura,
embarrado en el cieno
de las calles.

Una insistencia que no intenta.

Cavo profundo con la vida misma
en tierra muy mojada. Casi cieno.

El trabajo es mancha entre mis manos
que ya no son blancas.

La vejez va definiendo
esa aspereza de mi personalidad.
Sí, cada vez soy más ermitaño
cada vez crece más ese gruñón
mío.

Ahora voy poco a poco
hacia un agujero negro,
me costará los mismos años
de vida llenar de luz la tierra
baldía.

La eternidad, es una aliada
cuando sabemos
que vivir es lo eviterno
del principio de nuestro
primer llanto.

Vamos desperdiciando
papeles, y disfrutando lamentos.

Kagami no ma

Bajo el pilar donde fijas la mirada,
hay un pequeño diente de león
que inicia tímido, con el viento,
su vuelo diminuto y escaso de otoño.

El albur lo lleva al soplo
de un púber,
que bajo el silencio
trovará el sueño,
urdido bajo el breve
temblor de su pecho.

Su viaje exiguo,
silencioso,
y conciso;
es como la vida
de la mosca,
como la intención
de la libélula.

Nunca algo tan simple,
tan delicado,
llevó en su carga
un sable tan certero.

En medio de pasos que no cuento van ocurriendo los cataclismos pactados.

Disgregado.
No encuentro la manera,
ni el tiempo,
ni el ritmo.

Me agrego
sin sustancia
y me contamino.

No hay nada
cerca de mi
que pueda
hacer lo más mínimo
cuando me hago
el vencido
mintiéndome
sobre las cosas
que construyo
en mi mismo.

Limitando el tiempo de una causa sin raíz viva.

Acabo con todo lo que me desea.
Lo que me ama, me pone en un centro
malogrado de espiga sin empaque.

Podría ser cualquier argumento
que no tiene nada que ver conmigo;
mas se me llenan las manos
de perdiciones en las que muero
y me miro como en un reflejo que no tengo.

Es una cuestión inimaginable
desconocer el beso que nos damos
cuando la mirada cómplice
es una queja del sonido.

Mañana estaré cerca de tu ombligo,
sintiendo una guerra atómica
que siempre critico.

Lo sé.
Lo reconozco.
Me queda poco en eso.
Casi tan poco, que ya me despido.
Lo más preferible de todo,
es que no me quiero quedar,
ni quiero.

El hambre de siete años,
cabalga encima de mis orgullos
que cansinos, se mezclan
entre lo que sueño...
mas también entre lo que lucho.

Ya no habrá penas de negro sobre blanco.
Ni ostracismos de la palabra con lo vivido.

Encontraremos tú y yo,
un vacío que merecemos,
una hartura del verbo quiero:
un olvido entre nuestros cabellos.

Yo te pegaré a ti.
Tú me pegarás a mi.
Caeré K.O. como un niño castigado,
no te tendré por eso manía
no hallaré en ti, odioso reencuentro
con lo pactado entre lo nuestro.

Recordaré siempre que empecé
en esto, solo; más solo que ahora.
Tan solo como te has sentido
en aquellos años al borde de una muerte
que elegía por ti la comida que masticabas.

Lo sabes.
Nadie te impulsa.
Solo un avance de patada
en un reloj que al buscarte pelea
y siempre gana.

Y te recuerdo ahora en esta hora
en este sitio desgraciado...
que otros ya te lo dijeron.
Pero no es la batalla,
es la sangre
la que va haciendo daño
desde fuera adentro.


Las puntillas ruidosas de una soledad, en medio de un viaje

Voy sembrando consciencias
que no uso en mi nombre
para mi propia confusión
deshabitada de epítetos.

He arrancado muy despacio,
a hurtadillas, todo lo que dejé
colgado en un momento preciso.

La cordura de lo que me identifica
no es más que una ansiedad esquizo
de locura.

El ala rota del mirlo.

También me hago viejo
como ese dios
que para bailar bajo Yōgō
quebranta sus huesos.
Estupida creencia
esa de que una deidad
no necesita la tierra.

Leve encuentro con mi espejo roto.

He vivido aquí,
épocas de sayo sin rezo.

Emociones por entrar
a esta pared negra.

Deseo absoluto 
por encontrarme 
con personajes vivos.

Ahora me gusto 
en otras lindes,
dentro de la viudedad
que genera la cambiante
ambigüedad 
de lo inimaginable.

No tengo el cambio
para desearme,
avanzo como un montón
de sal enrojecido.

Sentinas buscadas por ojos fútiles.

Mi boca desea
a espuertas
todas esas palabras
bellas.

Pero escribo con insolencia
la parte oscura de la existencia.

Me he convertido en mala compañía
desde que escribo poesía.

Yo que fui un niño bueno,
agradable, estudioso.

Ven en mi esa parte buena
del maldito amigo,
pero nadie verá jamás
el hambre que provoca
estar apartado del mundo persona.

Afortunadamente, nos vemos todos
en los bares.

Lenguas quemadas con maderas de aluminio.

Corro y sudo sueños.
Me caigo en suelos de amargura,
y entre otras cosas...
me despeño.

Revertida mi llamada
y muy mudo el mensaje
se me agolpa en la cabeza
pequeño fracaso,
a cada instante.

Vendrá, quizá, la montaña
sin piernas,
a aquel que no camina
ni para atrás.

Ahora vendo palos,
que sean otros
los que le den sentidos,
oraciones,
o usos varios de fregasuelos.

Respirando como un salido, aromas que no me pertenecen.

Identifico conmigo
aquello que no poseo.

Es un acto inmoral
de deseo.
Una atracción pornográfica.

Así voy en la constancia
de lo heurístico...
descubriendo sin aprendizaje
mas con interés,
lo que no conozco.

Sintiendo cerca,
la incapacidad
de la rotura
que se ceba
en los atardeceres
naranjas y violentos
de mi elaborado
plan de huida:
soy un suicida
que al atardecer
que se recuesta sobre
una alfombra roída,
dejando que la curiosidad
mate las ganas de muerte.