Accidentes innombrables, que roen la manzana aún sin pudrir.

Como el ave
que busca carroña,
así en ocasiones
es el pasado insolente.

Una muerte con cara B...
en la que nunca recuerdas
la melodía, mas siempre,
la lírica.

Discos rayados,
agendas con tachones legibles.

Esta noche voy a matarte,
como si escribiese a máquina.