Trozos de sangre en el dinero.

Yo no tengo más piezas para este puzzle,
anda mellado y avejentado.

Tengo cajas de cartón,
cementerios vacíos de palabras
para guardar todas las resacas.

En medio de toda la pelea,
las apuestas se cierran,
el débil mira con cara de muerto.

Anoche estuve de bares,
camino de nuevo,
bailando con una muerte
que se emborracha,
cuando lloro y miro al suelo.