Entre soledades, mantengo mi nihilismo.

Resolverlo todo
a vuela pluma,
con el soplido
de la espera;
ahuyentando
ese tierno olor
a muerte
desgajada.