Cuando el sueño dibuja monstruos.

Corazón como acerico,
todo costurón,
cicatriza en vida,
alma costurera;
al morir,
solo veo fosfenos
entretejidos con mi sepelio.