Ni invado, ni salto su respeto.

Imagino extrañezas;
como que me convierto
en liquido,
para colarme por sus poros.

Ella es porosa y osmótica,
pero no huele a mi,
ni soy su esencia.

Por eso me amarga,
no ser mi propio esperma.