Casos de un cuento, sin metáfora que olvida su moraleja en la esquina de una calle vieja

He vuelto a comerme las uñas,
he vuelto a hurgar en mi nariz,
he vuelto a beber con ansia,
he vuelto a ver lo que no veía.
he vuelto a saltar,
he vuelto a imaginar autodestrucción,
he vuelto a sintonizar mi corazón
en el canal de dibujos animados,
he vuelto a decirle a mi alma que llore
como un trombón borracho,
he vuelto a las bases matemáticas,
he vuelto a restar y dividir
he vuelto a sumar y restar.
he vuelto a todo...

Y mientras su pelo entre mis uñas,
entre mis huesos,
entre mis camisetas,
entre mis gafas,
entre mis lentes,
entre mis sabanas,
entre las calles,
entre las farolas,
entre las carteleras de cine,
entre las jarras de cerveza,
entre los tragos de bourbon,
entre las botellas del bar,
entre mis amigos,
entre las rayas,
entre las bolsas,
entre los adoquines,
entre mis pasos,
entre todo,
y entre tanto,
divido volver,
entre su pelo
y el resultado es no querer
olvidar,
con final inexacto.