Soledad de fabrica (Tragedia en tres actos)

ACTO I

Cuando tu saliva
se ha convertido
en fuego,
y tragar es imposible,
te conviertes
en un dragón de angustia.

Cuando tu cerebro es opio
ya no piensas que nada existe
ni es como parece.

cuando tu alma tose y se convierte
en goteras que caen por la cadera
formando charcos de angustia...

Solo te queda beber de tus charcos,
para evitar tragar y que te ardan
las entrañas.

Entonces trasformas tus penas en
salsa de angustia.

ACTO II

¿Has mirado alguna vez
fijándote?

Sabiendo donde miras,
sin darte cuenta
lo que ves.

Tus ojos son dos pozos
ciegos de lodo
y excremento

y bailas con tu soledad
al ritmo de polca,
mientras emborrachas
tu consciencia
con charcos de angustia.

Hilas fino, muchacho
muy fino
nadie te daña como tú.

ACTO III.

Mírate al espejo
para afeitarte
todas las mañanas

mantén ese combate de boxeo
contigo mismo
vence al reflejo que ves
y vencerás incluso tu pasado
de escarchas y barro.

son doce asaltos,
puedes
lograr
un K.O.

pero sabes que es difícil
vencer esa mirada
que mantiene
la frialdad
de la victoria,
que humillara
tu vida para siempre.

EPILOGO Y FIN.

No es la soledad,
ni la angustia,
ni la vida...
son las goteras
de tus toses,
el defecto
de fabrica,
eso es
lo que te vence,
no las dejes escapar:
Te delatan.