Amarillo noche

Salí del bar
camino de la pensión.
Anduve a ciegas
esquivando adoquines
contando las luces
de los coches.
Llegué a la habitación
me senté a escribir...
pero no salía.
no me obligué.
me tumbé en la cama
el neón me pintaba la cara
ora azul ora amarilla.

Todo me daba
vueltas

Cerré los ojos.
intente pararlo.
imposible.
los abrí.
Y
delante tenía
a los siete sabios
del bosque de bambú
les pregunté:

-¿Por qué viene todas
las noches la grulla amarilla
a observarme por la ventana?

Todos contestaron a la vez.

-Porque tu muerte es lenta
Porque tu muerte es lenta...