Atendiendo exploraciones, fuera de conceptos irremediables que duermen en la sinrazón de nuestra violencia.

Me vacío,
me ahueco...

Llevo en las pérdidas,
los elementos base
de la ciencia abandonada.

Inexistente,
lo inexplicable
se auto-define
como una violencia
demasiado inútil.

Bebemos de los atropellos
mortales de nuestra saliva.

Posterguemos la ciencia,
en favor del desconocimiento.

Quizá algún ayer se describa,
como un futuro que no llega.