Luto a la esperanza.

Salto charcos,
y los coches me salpican barro.

Las aceras son grises,
el camino nunca el mismo.

Llevo una maleta de llena de crisálidas,
quizá algún día revoloteen mirlos
al aullido del lobo.