La verdad nos hará tristes.

Los sueños
son carne picada.

Relleno de un corazón
esperanzado.

Soñamos,
sin virtud,
despertamos
en medio
de una realidad;
indefensa.

Soñamos con derecho,
a cumplirlos.

Sueños que son carne picada,
restos de otros sueños
que se cumplen,
utilizando los nuestros,
al tiempo que en el latido:
engordamos con deshechos.