Amor, Sal y angustias de la soledad que abrasa la sombra.

Melancólico y absurdo
camino con mi corona
negra de lirios.

Con tu tristeza colgada
del llavero de mi olvido,
me machaca nevando
silencio de pena,

No lo olvido
no lo olvido,
quiebro mi sangre
al borde
del navajazo,
y la vida me devuelve
el gancho
como un beso
de angustia.

Melancólico,
absurdo,
estúpido,
ridículo...
soy como un corazón
gris
que baila solo
cuando el asfalto,
es amigo
indiscutible
de mi propia sombra,
esa que huye
en noches
de lluvia,
cuando el agua
se trasforma
en pantanos de sal
solitaria.