Por mi, y por todos mis compañeros.

Dentro de una voz rota
siempre escucho lo mismo:

taxi, taxi.

Parece que siempre comanda
la misma intención
en lo incensurable,
cuando es una reposición
vivir, dentro de la rotura.

Escala por los pechos rosados
de la innombrable...
alpinismo de la duda,
viaje a un continente
que no existe en este mundo...
la escritura me subyuga
porque jamás la comprendo
como algo dentro de una partitura.

Malditos analistas.
Os da pavor acabar
expuestos, dentro
de vuestras ideas matemáticas,
como el fiambre del supermercado.

¡¡Taxi!!

siga a cualquier poeta.