Respirando como un salido, aromas que no me pertenecen.

Identifico conmigo
aquello que no poseo.

Es un acto inmoral
de deseo.
Una atracción pornográfica.

Así voy en la constancia
de lo heurístico...
descubriendo sin aprendizaje
mas con interés,
lo que no conozco.

Sintiendo cerca,
la incapacidad
de la rotura
que se ceba
en los atardeceres
naranjas y violentos
de mi elaborado
plan de huida:
soy un suicida
que al atardecer
que se recuesta sobre
una alfombra roída,
dejando que la curiosidad
mate las ganas de muerte.