En mis horas todos los relojes se retrasan en unos cuantos granos de arena.

Tengo todos los giros
en el mismo lado.

Escarbo en mis dientes
para re-cenar esos silencios
o esas palabras que he de tragar,
como orgullo, altivez, mal-genio.

Ahora escucho y no oigo.

Mi soledad son largos paseos
mal diciendo a todo el mundo.

Amaso esta ridícula estampa
y me comparo con los santos.

Aún guardo en mis manos,
todas tus noches de desvelo.

Las dejo escapar como plumas
ensangrentadas, al vuelo,
para que este universo,
sienta la suciedad de la belleza
que guardas en el cosido
de tu humor negro...
brocado insaciable en la espalda.
Mordiscos inmemoriales
con sabor a acetileno.