Anagnorisis y peripecia. III.

...Porque en ocasiones
la música que escucho,
las flores que miro;
el amanecer,
la verdad absoluta,
la mentira desgarrada
el árbol manifiesto,
la planicie apagada,
las estrellas que caen
al suelo como gotas
de esperma huérfano;
el imaginario encendido,
la muchedumbre alocada,
el carecer de argumentos,
o tenerlos todos...
las azaleas,
el miscanto...
todo es un planto.