Titulando mansiones de sudor, cuando nadie se esfuerza por recoger lo plantado.

Me adelanto
en medio de la soledad
que elijo,
me paro, y sudo
cuando ella me toca
como premio
de suerte máxima.

Estar en lo acaecido
es nombrarte
como a un animal
que nadie recuerda,
en medio de la médula
fantasmal que todos
temen al nombrarla,
mas nadie recuerda
en lo sabido.

Conocer significados
no es ser un sabio
de lo vivido.