Es aquí donde declaro unas pocas intenciones.

Me gusta
pedir peras
al olmo,
dormirme
en los laureles,
las prisas
de última hora,
y para saber
no compro viejos,
únicamente vivo.